Visión de un Terapeuta Ocupacional de un Centro de día y Residencia de Adultos con TEA.

Visión de un Terapeuta Ocupacional de un Centro de día y Residencia de Adultos con TEA.
30 octubre, 2020 APNA
In Noticias

Si unimos lo más importante de una disciplina como es la Terapia Ocupacional y las necesidades de las personas con TEA, los resultados son las de una unión de mutuo acuerdo de la que ambas partes salen reforzadas.

Lorna Wing en 1979 describió una Triada de Alteraciones específicas en Autismo:

  1. Interacción Social Recíproca.
  2. Comunicación verbal y no verbal.
  3. Repertorio restringido de intereses y comportamientos.

Si consideramos esta clase de síntomas y la manera de abordarlos para mejorar el día a día de las personas con TEA, se hace objetivable que desarrollando actividades propositivas y significativas, e introduciéndolas en sus rutinas diarias podemos mejorar la calidad de vida a estas personas.

En este punto conviene decir que el Terapeuta Ocupacional usa como herramienta la Actividad Propositiva, lo que significa que utiliza como tratamiento una actividad de la que quiere extraer una finalidad a conseguir. Y como meta última siempre se pretende llegar a unos niveles aceptables de Calidad de Vida.

Una persona con TEA necesita de unas rutinas para vivir, con un ambiente estructurado y según mi experiencia de trabajo, la menor cantidad de tiempo posible sin actividad, pues es en periodos de inactividad cuando estas personas expresan lo complicado de este trastorno. El Terapeuta en este ámbito se encarga de “ocupar la vida” de este colectivo con esas actividades orientadas a un fin y con una carga motivacional que es lo que verdaderamente da sentido a mi trabajo, pues no se trata de rutinizar la vida con actividades carentes de sentido para las personas con TEA, sino de valorar esos intereses que están tan restringidos y encontrar aquellas actividades que agradan y estimulan el desarrollo cognitivo y personal de nuestros usuarios.

Posiblemente y pese a llevar varios años trabajando con ellos, solo esté en disposición de decir que mi trabajo de momento solo ha empezado, y digo esto porque es difícil valorar los intereses de una persona que no quiere colaborar en ello.

Mi trabajo se centra en proponer y desarrollar actividades tan diversas como usuarios tengo, y observar las reacciones que con ellas se genera, instaurando las que son adaptativas y desechando las que no revierten ninguna consecuencia.

Lo importante de la unión de TO y TEA es lo abierto del tratamiento a realizar, pues para llegar a la calidad de vida no hay un solo camino, y es por eso por lo que funciona la TO en TEA, pues sabemos lo que queremos lograr y tenemos múltiples herramientas para conseguirlo, tantas como personas tratemos. No tenemos un tratamiento para cada persona, sino que cada persona generará su propio proyecto vital.

Cada persona con TEA se reinventa cada día a sí mismo, y cada día el Terapeuta estará a su lado para copiar en forma de bucle perfecto ese día en el que la persona con TEA logra superarse a sí misma.

El Terapeuta Ocupacional solo se encarga de ocupar la vida de las personas con TEA con actividades interesantes para su progresión personal, de lo demás se tienen que encargar ellos mismos. Mi labor es conseguir que un día las personas con TEA no necesiten que les ocupe su vida, sino que ellos mismos sean capaces de hacerlo.

“Me paso el día sugiriéndoles lo que tienen que hacer, soñando con que algún día me digan lo que realmente necesitan hacer.

Cada instante te planteas cual será la actividad que más les ayudará a minimizar sus alteraciones, pero está claro que, si sigo pensando, es que todavía no la he encontrado…”

 

Juan Carlos Rueda Rubio
Terapeuta Ocupacional
Centro de Día y Residencia de Adultos con Autismo
Mª Isabel Bayonas

 

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*